Brujas, Europa
El origen de la ciudad oscura

Hace tiempo, cuando la sociedad europea comenzaba a florecer, la ciudad portuaria de Brujas, en Bélgica, obtuvo gran poderío comercial gracias a su localización. Muchos dicen que sus primeros pobladores hicieron un pacto con el diablo… u otros seres. En esa zona, se decía que habitaba una antigua raza de criaturas, y que le motivo por el cual Brujas posee sus numerosos canales, es para permitir que estos seres se muevan a gusto y con libertad. Los leviatanes, como fueron conocidos por su carácter volátil y su cola de serpiente marina, procuraron la ciudad, brindando pesca, tesoros y a cambio solo pidieron huéspedes humanos con los cuales fusionarse usando las reliquias de su raza. La verdad es que la ciudad prospero ampliamente durante siglos, hasta que el crecimiento de la población acabo por aislarla, quedando en el olvido. Aun así, se mantuvo aunque a menor esplendor que en el pasado. Poco a poco, los leviatanes fueron quedando dormidos en las profundidades de los canales donde se rumorea, que existe la ciudad de R'lyeh, donde ellos moran esperando el momento adecuado para resurgir y reclamar sus territorios una vez más.
Últimos temas
» ¿Qué estas pensando ahora?
Jue Dic 04, 2014 10:37 am por Lelahel

» Confieso que... ~
Jue Ago 07, 2014 10:07 pm por Stella [Abrahel]

» [Privado|Caliel] The sweet Angel and the girl of the night
Miér Ago 06, 2014 9:22 am por Julia V.[Akasha]

» En busqueda de algo interesante [Libre]
Jue Jul 31, 2014 11:32 am por Alex Nolan

» Registro de Personajes Aceptados
Jue Jul 31, 2014 3:40 am por Alex Nolan

» [Abierto] Solo una copa...
Miér Jul 30, 2014 4:01 pm por Kim JaeWook

» [Privado/Hariel] Welcome to the jungle.
Mar Jul 29, 2014 10:35 pm por Hariel

» [Privado/Hariel] Una cita...
Mar Jul 29, 2014 9:51 pm por Hariel

» [Abierto] Tell me what you know about dreamin'
Dom Jul 27, 2014 3:00 am por Aleksandr

» Cementerio
Vie Jul 25, 2014 9:59 pm por Lelahel

» Los estudios... Esa cosa maligna que me aleja de este lugar.
Vie Jul 25, 2014 9:12 pm por Lilith

» [Privado/JongWoon] Into the dark.
Vie Jul 25, 2014 1:27 pm por JongWoon

» |Libre| Cuando el agua habla.
Miér Jul 23, 2014 9:14 pm por JongJin [Kraken]

» Lista para jugar![Abierto]
Lun Jul 21, 2014 1:44 pm por DongWook Choi

» [Privado/Armand] My only comfort
Dom Jul 20, 2014 10:12 pm por Lelahel

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 47 el Dom Jul 16, 2017 11:04 pm.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliados
Estación

Creditos

[Cerrado] El despertar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Cerrado] El despertar

Mensaje por JongWoon el Jue Jun 20, 2013 10:46 pm

La última vez que había mantenido los ojos abiertos, sus hijos fueron los que le despidieron, cuando el, como los demás sarafan, entraron en el letargo del sueño, y de eso ya mucho tiempo había pasado. El vampiro había dormido demasiado tiempo, lunas habían pasado, y desaparecido, y ahora por fin estaba de pie nuevamente. En aquella cripta, donde se había retirado a dormir hacía ya más de un siglo, sus ojos se abrieron en la completa oscuridad. El fuego ilumino poco a poco la sala, al encender las velas con el poder de su mente, para después deslizar sus dedos fuera del encierro, moviendo a un lado la pesada cubierta que para él no era nada. Su piel ahora lucia los surcos de la abstinencia de alimento, aunque no padecía por eso, a cierta edad, el vástago había dejado de necesitar alimentarse con regularidad, y por eso, era lo suficientemente fuerte para entrar en el letargo. La mansión se encontraba en silencio, ningún vampiro quedaba allí, todos se habían ido, o habían muerto al romper la tregua, Vorador sabía que los inquisidores hacían valer el tratado con acero y sangre, aunque ahora poco importaba, pues podía sentir que algunos de sus hermanos un quedaban con vida en la ciudad, y era hora de hacerles saber que él estaba despierto, y era hora también, de saber porque estaba despierto. Al salir de la cripta, la iluminación no se hizo esperar, y no era que le necesitase, si no que le gustaba el color rojizo de las flamas, esas asesinas que ya no hacían daño a su cuerpo. Los pasos lentos y tranquilos en el suelo de piedra, conduciéndolo hacia la superficie de la mansión que había procurado siglos atrás para su estirpe. Sus dedos, largos y flacos, se deslizaban por la piedra de las paredes, al tiempo que una sonrisa se dibujaba en su rostro, se sentía tan bien estar de nuevo de pie, que nada le importaba en ese momento. Las pesadas puertas que separaban el recinto sagrado, donde él se había retirado a dormir, del resto de la propiedad, se abrieron sin el menor problema, tronando por la falta de uso.
¿Dónde están mis vampiros?
Sus ojos escudriñaban cada rincón de la gran sala que ahora se abría ante él, en un estado de abandono casi total, excepto por algunas marcas de uno de los suyos, que andaba dando vueltas por allí de vez en cuando. Esperaba verle pronto, empaparse de los conocimientos de la nueva era, aunque el conocer el nuevo mundo por el mismo sería una aventura agradable, la  conciencia de que tenía que acudir primero, y antes que otra cosa, al resto de los sarafan, debía saber el estado de la joya del pacto, porque si él estaba despierto, eso significaba que los demás también lo debían estar.
Vorador siempre había sido un intelectual, aunque le gustaba el uso de la fuerza, en la mansión, el banco de sangre como había sido llamado siglos atrás, su refugio verdadero, erala biblioteca, donde podía pasar días enteros leyendo sobre antiguos textos sobre la condición vampírica, pues era algo que desde que entro en esa vida, había estimulado su curiosidad. Así que hacia ese lugar se dirigió, ya tendría tiempo de buscar al vástago que aun daba vueltas por los territorios del clan, y entonces le preguntaría que sabía de los demás, porque ahora que estaba de pie, los quería a todos de vuelta, el no sería el único vampiro en la ciudad. Se negaba a serlo, y entonces buscaría pistas de su familia, donde quiera que se hubieran metido. El silencio reinaba en el banco de sangre, Vorador cerró los ojos, dejando que su ser se alargara por todos los dominios de la ciudad, mientras sostenía un libro en las manos, y así les pudo ver, a Lelahel, a Moon, a un pequeño bigeneri que no conocía… y por supuesto, a Lucifer… todos ellos estaban allí, tal vez consientes de la presencia de los otros, tal vez no, pero todos despiertos, todos unidos sin saber porque. Y detrás de todo eso, una oscuridad más allá de Lucifer y la luz de Lelahel, una oscuridad que no tenía nombre, pues no había quien sobreviviera al estar frente a ella.
avatar
JongWoon



P.B : JongWoon
Sexo : Masculino Localización : Brujas
Mensajes : 148
Fecha de inscripción : 29/11/2012
Edad : 33
Humor : sadico, seco, serio

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.